quince-65178_640

Al igual que las teleseries exitosas y la canción del Chavo del 8, el membrillo es originario de Turquía. A diferencia de estos dos compatriotas suyos, las propiedades del membrillo no son tan populares. Aprendamos algo sobre él, a continuación.

El membrillo tiene una connotación relativamente negativa en la cultura popular chilena: es sinónimo de alguien a quien se le han propinado suficientes golpes para ser notorio en su rostro y su dureza es signa de ser comparada con quien es tosco y poco apto para el entendimiento. Sin embargo, igualmente goza de cierta popularidad durante el otoño, sea en forma de dulce o derechamente cubierto de sal. Estas formas de consumirlo ciertamente no resaltan las propiedades del membrillo, las cuales señalamos a continuación.

1.- Alivia la acidez

Así es. Gracias a su alto contenido de pectina, una mezcla de polímeros que se encuentra en la pared de las células vegetales, una de las propiedades del membrillo es suavizar y aliviar toda clase de irritaciones en las mucosas digestivas. La pectina se transforma en un gel que capta jugos gástricos y que provoca un gran alivio para quienes sufren de acidez estomacal, gastritis o alguna forma de úlcera digestiva.

2.- Alivia dolencias de la piel

Ya no en su consumo tanto como en su aplicación tópica, el mucílago de las semillas es utilizado para sanar las grietas de las mamas, que se producen frecuentemente durante el periodo de lactancia. El mucílago es una sustancia viscosa que, a modo de excipiente, también es capaz de mitigar los efectos dañinos provocados en la piel a causa de las quemaduras.
Como dato extra: el mucílago es también la materia prima para una de las mejores, naturales y más efectivas gominas que existen. Bello por todos lados.

3.- Es efectivo en caso de dolencias estomacales

Una de las propiedades del membrillo se deriva de la alta presencia de taninos de que hace gala. Este tipo de compuesto natural le confiere a la cydonia oblonga (nombre científico del membrillo) propiedades antiinflamatorias, además de astringentes. En este sentido, es sumamente útil para tratar enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn, la colitis y como potente antidiarreico.